¿Deseas mejorar tu salud? Esto es lo que debes hacer

A la hora de hacer cambios para mejorar la salud son muchos los errores que se suelen cometer y que impiden el progreso hacia una vida plena. A través de este artículo de Bodymind te contaremos cuales son los cambios reales que debes emplear para tener una salud integral.

¿Qué son los cambios en la salud?

Hoy te hablaré del cambio, en muchas ocasiones cuando el cambio llega a nuestras vidas lo tomamos como una crisis, crisis en griego antiguo es el origen etimológico del cambio.
Una crisis es un cambio sí y todas las crisis son dolorosas, porque hay partes de nosotros que mueren y hay partes que tenemos que dejar atrás, tenemos que de alguna forma asumir y aceptar que había toda una parte de nosotros errónea que hay que abandonar, aunque duela y no lo creas puede ser la mejor decisión.

Por lo general, cuando nosotros queremos y tomamos la decisión de cambiar es porque sentimos que algo va mal en nuestra vida, como por ejemplo:

  • Si algo te causa malas sensaciones.
  • Estás consciente de que tienes malos hábitos.
  • No cuidas tu alimentación.
  • No cuidas tu descanso.
  • Tienes malos horarios.
  • Eres sedentario.

Haciéndote consciente de esta situación, ha llegado el momento de mejorar tu salud, el “Ahora es cuando”. No esperes más tiempo y toma una decisión en ese momento, no esperes, solo hazlo.

El punto de partida para mejorar tu salud

El punto de partida, el inicio del cambio para mejorar la salud, es eso que nos impulsa a hacer un movimiento en nuestros planes, es tomar una decisión.
Es eso que nos impulsa a emprender un camino nuevo hacia el cambio, es el paso más importante.
Si vas empezar ese nuevo camino hacia una salud plena tienes que tener algo fuerte a lo que aferrarte, para dar ese primer paso firme, para empezar bien y tener un buen inicio, tu puedes agregar lo que tu quieras al punto de partida para obtener ese empujón y no quedarte atrás.

 


Recuerda que, si vamos a dar un salto al río, no es lo mismo caer en aguas tranquilas que en las aguas turbias, donde seguramente hay piedras. Uno puede ser el inicio de una tarde de relajación muy agradable y el otro puede ser un tour guiado de visita al hospital, el punto de partida es importante.

Te recomiendo tener cuidado, es en momentos así de nuestra vida donde nuestra mente suele bombardearnos con a lo que yo le llamo “La culpa y el latigazo” que prácticamente consiste en esos pensamientos de autosabotaje que nos perjudican y perjudican nuestra salud.

Para ello te recomiendo realizar un ejercicio, se llama la silla vacía de Gestalt, consiste en colocar dos sillas de frente, en una te sientas tu y en la otra imaginas que estás tú sentado, donde debes hablar contigo mismo y llegar a un acuerdo bonito, un acuerdo respetuoso y comprensivo contigo mismo, esto es un punto de partida que permitirá que tu cambio hacia una salud plena sea mucho más exitoso.

Objetivos para tener una mejor salud

Los objetivos son hermanos de los puntos de partida a la hora de buscar cambios en nuestra salud.
Hay objetivos que suelen ser muy comunes pero que tenemos que tratar de evitar, como lo son:

  • Tener un cuerpazo.
  • Bajar 20 kilos.
  • Correr una maratón.
  • Subir una montaña.
  • Comprar una casa.

Desde mi punto de vista estos objetivos son erróneos, porque ponen el foco y la recompensa hacia una salud plena muy lejos, lo cual hace ver muy difícil que lleguemos al final, por lo que es mejor plantearnos objetivos más pequeños, como estos:

  • Salir todas las semanas un día a caminar.
  • Comprarte todas las semanas un cesto de frutas.
  • Ahorrar $50 dólares este mes.
  • Llegar a media montaña.
  • Comer en menor cantidad.

Mejora tu salud día a día

Entre el punto de partida y los objetivos hay algo de por medio que es el día a día, estos tres elementos están íntimamente relacionados y siempre debemos cuidarlos.
Es en el día a día que ponemos por obra tanto el punto de partida como los objetivos que nos hemos planteado para mejorar nuestra salud.
Quiero hacerte saber que para alcanzar todos los puntos siempre es necesario la exigencia, pero hasta cierto punto.

“Las personas extremadamente exigentes al mínimo fallo sienten una gran culpabilidad, que suele ser el motor del fracaso.”

¡Cuidado con ser muy exigente! Hay una diferencia muy palpable entre las personas que son muy exigentes y las que no, y es que las personas extremadamente exigentes al mínimo fallo sienten una gran culpabilidad, que suele ser el motor del fracaso.

Por otro lado, una persona menos exigente da un salto de aquí hacia allá y dice “bueno está bien sí no he llegado, puedo saltar otra vez” y vuelve a la casilla de inicio.

Esta persona acumula pequeños éxitos, se permite el error de cada movimiento y dice “Quizás no lo he hecho tan bien, pero he aprendido”.

Tomando en cuenta todo lo que he mencionado anteriormente, la mejor manera de cambiar tu salud es siguiendo cada uno de los pasos. Comenzando por un punto de partida importante, objetivos pequeños que permitan ver recompensas de forma más rápida y cuidar el día a día, todo sin ser extremadamente exigente.
Si deseas hacer cambios en tu salud con ayuda de profesionales, te invito a participar en nuestro Reto de Salud Integral donde te proporcionaremos las herramientas necesarias para llevarte al camino de la salud plena.

Artículos relacionados

Descubre los elementos que necesitas para mejorar tu salud

Conoce los puntos de inflexión que pueden cambiar tu vida

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *